martes, 16 de abril de 2013

La medida del cariño


     El afecto que te tengo sólo es el resultado del que tu me has dado. A través de él camino y su ronco sonido mueve mis músculos. Ni me añores ni me huyas porque estoy donde quisiste que estuviera. El destino, que en su justicia invisible teje los hilos, nos llevará al lugar que será nuestro sitio. No hay compromisos ni reproches porque el hado será cabal con nosotros.

     Cariño, puede ser.
     Amor, también.
     Como un reflejo en el meandro calmo de un río,
     es el afecto que nos une. 

     Dedicado a tí, que te desvaneciste cuando compendiste que no era perfecto. 
     Te perdiste lo mejor de mí.
      



    

No hay comentarios:

Publicar un comentario